Opinión

Prisa por tardar

Es tiempo de perder el presente para ganar un futuro colectivo. Tiempo de no hacer política con las tripas, ni siquiera sólo con el corazón, sino con la cabeza. Cuando escribí el libro Economía e Innovación (California, 1992), mientras trabajaba en Extensión de la Universidad de Berkeley (CA), me fijé en la importancia de aquellos que quieren cambiar el mundo.

Años más tarde, en la fundación de la Universidad de la Singularidad —a escasos kilómetros de donde yo vivía—, Larry Page (Google) preguntó cuántos de los allí presentes se dedicaban a transformar el planeta. Yo digo basta a seguir hablando de lo superficial, de las cosas menos importantes, de lo que apenas interesa a nadie. Basta ya del “quítate tú que me pongo yo”. Basta ya de las batallas del aparato frente a otro aparato.

No me presento a las primarias a secretario general del PSOE de Madrid para evitar más divisiones en el partido. Agradecido a todos aquellos que me animan, y que casi todos seguirán trabajando conmigo en un proyecto que se escribe a largo plazo y que no tiene prisa por tardar. Sí, somos determinantes, pero para sumar, esperando que se aclare el galimatías de candidatos que desean encabezar a nuestro partido en Madrid.

Porque nunca confundí las ambiciones personales con el bien colectivo, ni en mi vida pública, ni en treinta años de docencia en la Facultad de Ciencias Económicas. Me ofrecieron ser alcalde de Madrid y lo rechacé; me propusieron dejar a mis compañeros del Ayuntamiento a cambio de ser senador y me negué. Es en las mareas por la sanidad pública donde hay que estar, con los militantes de base, con los ciudadanos de a pie.Trabajaré como concejal porque para eso he sido elegido. Tuve el aval del 50% de los militantes de Madrid, la mitad de todos los afiliados. Recibí la felicitación de la dirección federal por haber encabezado una lista que obtuvo, en plena debacle de nuestro partido, el mejor resultado de las cuatro grandes capitales de España.

Yo a lo que aspiro es a la abolición de la pobreza (tenemos recursos para ello), ambiciono gestionar la singularidad tecnológica y científica que va a cambiar radicalmente nuestras vidas en pocos años, pretendo transformar la democracia en una red de ciudadanos que comparten sus ideas en libertad.Por eso hay que formar parte de la solución y no del problema. Tenemos que sacar adelante una ejecutiva con al menos el 80% de respaldo en el próximo Congreso Regional del PSOE de Madrid. Unidos. Porque yo no me opongo a mis compañeros, sino a una forma de hacer política de espaldas a lo que de verdad importa. Lejos de tener prisa por tardar.

Dejar un comentario

Todos los comentarios en este sitio están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones siempre respetuosas y constructivas. Los comentarios serán en todos los casos moderados y publicados en el plazo aproximado de 24 horas. Asegúrate de cumplimentar la información señalada con (*) ya que es de obligado cumplimiento. No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Log in